Revista Proyexión Guaymas: Sigue la tuberculosis cobrando víctimas en la entidad

Sigue la tuberculosis cobrando víctimas en la entidad

domingo, noviembre 15, 2009

¿Tiene tos persistente con flemas, pérdida del apetito, fiebre, sudoración en las noches y dificultad para respirar?, usted podría ser víctima de una tuberculosis pulmonar, enfermedad infecciosa que es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis (bacilo de Koch).
Este padecimiento se contagia cuando un paciente infectado tose pequeñas gotas de saliva que son expulsadas hacia los bronquios de la persona sana. Es importante diagnosticar rápidamente la enfermedad para iniciar el tratamiento de manera temprana y prevenir las complicaciones.
Los pacientes afectados tienen que ser valorados por médicos especialistas porque las complicaciones pueden causarle la muerte y generalmente son personas que presentan algún otro padecimiento.
Para atender a estas personas se utiliza el Tratamiento Acortado Estrictamente Supervisado (TAES), que es la mejor estrategia que se conoce en el mundo para asegurar la curación del enfermo; si el paciente sigue las indicaciones correctamente, en aproximadamente tres ó cuatro semanas se aprecia notablemente su recuperación.
En el país se diagnostican en promedio cerca de 22 mil casos de la enfermedad cada año, y ocupa el lugar 17 dentro de las principales causas de muerte con casi 4 mil defunciones por año. En el Estado de Sonora se registraron 78 fallecimientos a causa de esta enfermedad durante 2008.
Existe la vacuna contra la tuberculosis, llamada BCG y produce inmunidad activa contra la enfermedad, pero su objetivo primordial es disminuir el riesgo de presentación de sus formas graves.
Se aplica gratuitamente en todas las instituciones del Sector Salud a nivel nacional y debe administrarse a los recién nacidos, posteriormente y hasta los 14 años cuando se considere conveniente.
La Organización Mundial de la Salud declaró a la tuberculosis emergencia mundial desde 1993, pues es un grave problema de salud pública que provoca en el mundo la muerte de tres millones de personas cada año, la mayoría de entre 15 y 44 años de edad.