Revista Proyexión Guaymas: Asesinato de abogado fue por venganza

Asesinato de abogado fue por venganza

viernes, julio 01, 2011

MARIO ALBERTO GASTÉLUM ZAMARRÓN

Por Carlos Romero
Con la venganza como única motivación, porque su hermano no pudo salir de la cárcel luego de un robo acreditado y probado, un sujeto planeó y ejecutó junto a una banda de amigos, raptar y matar al abogado guaymense Miguel Angel Jiménez Paniagua, en hechos registrados aquí mismo en el Puerto.

BÓGAR FERNANDO SARABIA CANO


Se trata de Mario Alberto Gastélum Zamarrón, quien planeó desde hace un tiempo, matar al abogado, porque un hermano del líder de la banda había caído en prisión tras un robo al ahora occiso y se pactó que pagarían la reparación del daño al litigante, para que éste otorgara el perdón.


RUBÉN ANTONIO CHACÓN FRÍAS

Con lo que no contaban, es que un juez acreditaría el robo y metió a la cárcel al detenido, por lo que ésto desató la furia de su fraterno, y planeó matar a Jiménez Paniagua, pues desde su punto de vista, no cumplió con su parte del pacto y no sacó al hermano de la cárcel.

Los hechos del homicidio empezaron con una llamada donde el cabecilla de la banda dijo al abogado que quería hablar con él y pactaron una cita un centro comercial.

Ambas partes llegaron al sitio. Gastelum Zamarrón se bajó con una pistola en la mano, amagó al profesionista, lo obligaron a subir a un auto y emprendieron huída.

En el auto iban también Bogar Fernando Sarabia Cano, de apenas 18 años, Rubén Antonio Chacón Frías y un cuarto sujeto es quien participó desde Hermosillo, José Remedios Ruiz Magaña.

La verdad es que sus versiones se cruzan, se contradicen. Parecen estar diciendo la verdad y en un instante cambian la versión. La PGJE asegura que están confesos del crimen.

JOSÉ REMEDIOS RUIZ MAGAÑA

Cuando llegaron a San Carlos, al rancho El Girasol, lo bajaron a punta de golpes y lo amarraron a un árbol. Pasó ahí sujeto todo el día. Por milagro no murió deshidratado.

Pero al día siguiente llegaron de nuevo a amagarlo. El abogado les ofreció dinero para que lo dejaran libre.

Claro que los sujetos aceptaron el dinero, un hermano del litigante ofreció el dinero, el cual se depositó en la cuenta personal de Ruiz Magaña, quien al tener participación en estos hechos, retiró el dinero de su banco y se lo entregó a Gastelum Zamarrón, el cual le devolvió 5 mil pesos como parte del botín.

En el trágico escenario de San Carlos, el jovencito Sarabia Cano tomó una pistola en sus manos, y disparó en dos ocasiones al abogado. Lo mató ahí mismo estando amarrado al árbol. El afirma que fue porque se lo ordenó Gastelum Zamarron.

Luego, en una operación hecha a la alta escuela, la Policía Estatal Investigadora y Federal, así como Municipal de Guaymas, encontraron a los presuntos responsables de los hechos y los presentaron de inmediato ante el Ministerio Público.

Están confesos de los hechos y no parece haber mucho por dónde les puedan ayudar para su liberación.