Revista Proyexión Guaymas: Avión que transportaba 6 ejecutivos de COPPEL se desintegró, afirman

Avión que transportaba 6 ejecutivos de COPPEL se desintegró, afirman

domingo, octubre 17, 2010

La turbulencia pudo provocar la caída, el Capitán Francisco Riestra Noriega confirmó que ambos pilotos eran de mucho fiar, eran personas muy capacitadas y sin vicios.

Culiacán, Sin.- El hecho de que la aeronave se haya introducido en las nubes cargadas de agua, pudo detener el funcionamiento de las turbinas y provocado una caída mortal hacia las costas de Coatzacoalcos, opinó el capitán Francisco Riestra Noriega.
El piloto culiacanense, con poco más de 53 años de servicio, conoció muy bien al copiloto Bernardo Estrada, quien asistía al capitán Javier Montoya, perdidos junto con los seis empleados de la firma comercial Coppel, que viajaban a Veracruz, y presumiblemente se perdieron en las aguas del Golfo de México.
"Se supone que cuando ellos despegaron llegaron a la base de una nube, que le llaman CB o nimbus, al momento de entrar a la base, hay turbulencias muy severas hasta de 250 kilómetros por hora, en ascenso y descenso", explicó.
"Se supone que cuando ellos entraron a esa nube, y sí había lluvia, las turbinas se saturaron de agua y sobrevino la pérdida de potencia. Entró en caída, se supone que fue un impacto brutal, porque se desintegró materialmente la nave. El impacto con el agua es durísimo", aseveró.
Riestra Noriega confirmó que ambos elementos eran de mucho fiar, eran personas muy capacitadas y sin vicios.
En Coatzacoalcos no se ha confirmado si la búsqueda se ha reanudado, después de que el miércoles pasado se informó que se suspenderían las actividades por la llegada del frente frío número 5 al sur de Veracruz.
Los seis empleados de la firma pertenecían a la Dirección Nacional de Diseño de Coppel, habían sido enviados a Veracruz con el fin de evaluar el daño y las condiciones de la estructura de las tiendas, después de que aquel estado fuera afectado fuertemente por las inundaciones.

'Yo lo enseñé a volar'

Cuando Bernardo comenzó a aprender a pilotear aeronaves tenía 12 años.
Francisco Riestra Noriega fue amigo de Óscar Estrada Alvarado, papá de Bernardo, quien ya falleció y no tenía que ver con la aviación.
"Pero yo le hice la promesa de enseñarlo a volar. El día que yo le hice el examen para piloto instructor, sobre San Pedro (Navolato) tuvimos un paro de motor. Había llovido muchísimo en la mañana y en un avioncito, es bien complicado aterrizar en terreno fangoso", recordó.
"Cuando se paró el motor (Berardo) me dijo: ¿y aquí dónde vamos a aterrizar? Aquí en la carretera, le dije, donde está el puente de Las Ilusiones, paramos exactamente en la puerta de una pista".
El capitán recordó a Bernardo, de 34 años, como un joven sin vicios y dedicado.
"Cada vez que lo veía era de cajón que tenía que invitarme a comer", recordó Francisco.
"Yo veía y sigo viendo a su familia como mi verdadera familia", expresó.